Backstreet Boys: La legendaria boyband sopla un viento de nostalgia en el AccorHotels Arena en París.

Backstreet’s Back Alright! Son 26 años de carrera. Esto es lo que la banda sigue repitiendo a los miles de seguidores presentes. Los Backstreet Boys se presentaron el pasado domingo 19 de mayo de 2019 en París en un concierto en el AccorHoteles Arena. La inevitable boyband estadounidense nunca se ha bajado de los escenarios. Y sí, es una de las pocas bandas que nunca ha dejado de grabar nuevas canciones y tocarlas en vivo. Sin embargo, los BSB parecen haber sorprendentemente remontado en medio de las boybands / girlbands que nos invaden en la actualidad. Probablemente no lo notes todos los días, pero el K-Pop con bandas como Blackpink, BTS o Red Velvet son los más influyentes. Entonces, ¿cómo puede un espectáculo que no tenga la misma efervescencia que en sus años 90s aún pueda ser creíble frente a los jóvenes actuales? Es simple, los Backstreet Boys son unas leyendas y su concierto en el AccorHotels Arena de París lo ha confirmado. El regreso a una noche de antología.

Los Backstreet Boys están tocando todos sus viejos éxitos mientras promocionan su nuevo álbum DNA, un álbum que ya está firmemente arraigado en el ADN de sus fanáticos. Siempre influenciado tanto por el R&B como el pop que los hizo tan exitosos hace más de dos décadas. El grupo no teme en introducir algunos toques de electro actual, y bajo este concepto tocan alrededor de 33 canciones durante su espectáculo. Ahora los fans tienen poder adquisitivo, para poder asistir y quedar con nuevos recuerdos y estrellas en los ojos. Porque quien dice BSB, dice boyband estadounidense, mencionaron durante su show.

- Click AQUI para ver más fotos del concierto. 

Confeti y humo de las primeras canciones, coreografía, interpretación acústica y striptease, los cinco miembros dan lo mejor de sí mismos en el escenario, mientras se divierten. Porque sí, en casi treinta años de carrera, uno podría imaginar que el grupo está cansado o simplemente aburrido de hacer eso, pero no. Los Backstreet Boys se divierten y crean un vínculo mágico con su público. Ninguna persona presente en el AccorHotel Arena de París puede decirle que no se divirtió esa noche porque incluso si su música no es necesariamente para todos los gustos. Todos estaban felices. Había una sensación de bienestar en la sala: tal vez porque los BSB lograron que todos volvieran a la infancia, cuando los temas de la adolescencia estaban en el centro de todas las discusiones.


- Click AQUI para ver más vídeos (Gracias John Le)

Los Backstreet Boys, para nosotros son por sobre todo un grupo modelo y esta es la celebración de su concierto en el Bercy Arena. Estamos en el 2019 y todavía no utilizan el autotune ni reproducciones (playback). Cada miembro tiene una presencia vocal muy impresionante y cuando sus cinco voces se unen, entonces la magia "BSB" aparece. Nunca podríamos decir que la banda no merece el éxito de la noche parisina. Kevin, Howie, Brian, AJ y Nick formaron los Backstreet Boys en 1993, pero tuvieron éxito en los Estados Unidos solo en 1997. Actuaron en escuelas secundarias, primarias y abandonaron sus vidas de adolescentes para ir al extranjero y vivir su sueño. Siempre han tenido que demostrar su talento. Estos muchachos comenzaron en el extremo inferior de la industria y juntos se abrieron camino. Juntos, continúan haciendo los mismos esfuerzos hoy para continuar viviendo su sueño. Cada persona presente podrá decirle cuánto están agradecidos por hacer lo que aman, y eso es todo lo que importa.

Ya sea que te guste o no, lo hayas encontrado o no, los Backstreet Boys prueban todos los días que las fechas de vencimiento de las boybands son solo mitos. Hay una manera de crecer y evolucionar en este género y el BSB simplemente ha encontrado la combinación ganadora: no avergonzarse de su pasado, sino no intentar revivirlo. Sí, el grupo sigue utilizando la misma fórmula, la que logró su éxito en los años 90, pero se asegura de hacerla actual. La música lo es todo para ellos y es por eso que siempre pasan la prueba del tiempo. Es por eso que la gente tiene tantos buenos recuerdos sobre ellos, y por eso es que probable hacen mucho ruido. Los queremos así, de todos modos.

Nota: melty.fr
Fotos: Justin Segura, BSB Italy, AccorHotels Arena, Marta Tosy
Traducción: Weird World Chile

La certeza de una presencia
Los Backstreet Boys se reivindican ante un Palau Sant Jordi lleno

No hay ayer porque ayer es siempre hoy y, al fin y al cabo, exceptuando alguna arruga y quizás alguna leve variación de contorno, no somos muy distintos de lo que fuimos. Varían algunas cosas, como que por ejemplo ya no se asiste al concierto de los Backstreet Boys con camisetas alusivas a la banda, de manera que en la tarde otoñal del viernes, la ropa de abrigo desplazó a la de identificación y las seguidoras, inmensa mayoría, no se sintieron obligadas a manifestar su adhesión a un banda que ha sido siempre su banda, desde hace más de veinte años. En algo se debe notar que se ha crecido, ya no es tan necesario gritar o correr, ahora se disfruta de otra manera, no menos intensa, sí menos uniformada. Backstreet Boys volvían y no era cuestión de perdérselo. El Sant Jordi agotó las entradas.

Ellos también siguen más o menos igual. Sus miradas ya no son de críos fascinados por el tamaño de su juguete, sino de adultos plenamente conscientes de que viven en una jungla, su creador y manager les timó, y que juntos son más fuertes que separados. Por añadidura, la edad les permite referirse a sus familias sin generar despechos, hablar de sus hijos con normalidad, pareciéndose así cada vez más a los padres de las propias fans, a las que pese a todo cantan como si en el mundo no existiesen nadie más que ellos y ellas. Quizás por eso, en el concierto de los Backstreet Boys no se vio a nadie más en escena que a ellos cinco, mientras que la banda, que haberla la había, se escamoteó a la vista del personal, mercenarios invisibles que fueron apoyados cuando fue necesario por una nutrida legión de efectos y de coros enlatados –y lo fue incluso en piezas a capella como Breathe-. Aún con todo, el sonido del concierto tardó en enderezarse al comenzar embarrado y estridente. Tardó en aposentarse.

- Click AQUI para ver más fotos del concierto.

El escenario, enorme y despejado, estaba pensado para que se les viese. Y para estar guapos, tres cambios de ropa, no todos conjuntos, acabando del virginal blanco de cuando eran efebos. Alguno de los conjuntos chirriaba con la edad de sus portadores, pero otra de las convenciones del pop de consumo es que puedes vestir como un arapahoe sin que nadie arquee ni mínimamente la ceja. Aunque tengas 45 años. ¿Un chollo? Lo que no es tanta bicoca es que tras las vestimentas siempre hubo un concepto no marcado pero perceptible de uniformidad que llevaba a los cinco boys a lucir vestuarios similares, lo que resta vértigo incluso a ir vestido de arapahoe. Cosas de formar parte de una boy band a los cuarenta. Y como complemento en sus grandes pantallas, algunas de altura regulable, proyecciones mayormente geométricas y de la naturaleza tal y como se ve en los anuncios de colonia. Ellos eran lo importante, no nos engañemos, y el realizador los buscaba afanosamente con las cámaras.

- Click AQUI para ver más fotos del After Show Party

Musicalmente el grupo no ha cambiado en lo sustancial, ya que el monocultivo de la balada sigue siendo su modus vivendi. Es cierto que no se trata de baladas lacrimógenas como Don’t Wanna Lose You Now, pero las hubo épicas Shwo Me The Meaning Of Being Lonely, Incomplete, rítmicas y perfumadas por el pop negro, la mayor parte, y alguna moderna perfil “No Place”. Para la parte final, ellos ya de blanco, traca bailable mientras sus figuras parecían las de ángeles con aura, recién bajados del cielo para recordar que pasará el tiempo, la vida nos torcerá el gesto y en ocasiones sentiremos la soledad, pero siempre, siempre, ellos estarán allí. Como la otra noche en el Sant Jordi, casi al alcance de la mano.

Más Notas:

- La Vanguardia
- El Periodico
- Muzikalia
- Intv Global
- CCMA Nota - Video

Créditos: El País
Fotos: Justin Segura / Opium Barcelona
Video: Saigrace Production

Milan tiene a los Backstreet Boys en su ADN

Por decirlo como Hugh Grant en “Notting Hill”, el concierto en Assago fue “surrealista pero hermoso”. La prueba de que para la boyband y su público los años nunca pasan.

Surrealista, porque puedes imaginarlo pero no te das cuenta de la devoción total de los fanáticos al tener a BSB justo al frente. De los 13,000 asientos en el Foro de Assago, al menos 12,500 estaban ocupados por damas y señoritas, soldados acérrimos de un ejército que aseguró que los cinco chicos de Orlando se agotaran instantáneamente meses antes del concierto. Aquí, los chicos son obviamente la vasta minoría.

Junto a mí hay una chica de unos 30 años y su novio. Ella gritó con fuerza, toda una gritadora profesional, de pie durante las dos horas que duró el espectáculo. En cambio él, se sentó a tomar cervezas, divertirse, pero con su mente siempre distante, concentrado quizás en la final de la Copa Italia que se está transmitiendo mientras él estaba en el concierto. En un momento dado, se voltea hacia mí, mira a su novio y grita: "¿Por qué no nos hacemos amigos?" Como hace una madre cuando encuentra al único otro hijo, además de su hijo, en una playa solo para adultos.

Pero un hermoso concierto, dijimos, porque es como si en 26 años los roles no fueran cambiados ni por una coma. Ellos, los Backstreet Boys, siempre en el escenario para realizar movimientos coordinados, duetos, esculturas, juegan con la lujuria con quienes están debajo del escenario como si fueran jóvenes de veinte años que disfrutan de un éxito fresco e inesperado. Ellos, los fans, listos en lugar de seguir a sus cinco generales del ejército entonando el estribillo de Quit Playing Games (With My Heart) en inglés, aunque todos saben de memoria la versión italiana, Non Puoi Lasciarmi Cosi.

Como si no hubiera pasado un día desde 1993, año en que los cinco niños tomaron prestado el nombre del Backstreet Flea Market en Orlando, el mercado de las pulgas y el lugar de reunión para los jóvenes de la ciudad. Y si hoy ese lugar se reduce a cuatro edificios considerados "agradables" en TripAdvisor y lleva el horrible nombre de International Drive Market, si no lo hace, el "Backstreet" sigue vivo al son de los millones de boletos vendidos y las cuerdas vocales gastadas.

- Click AQUI para ver más fotos.

El espectáculo de este DNA World Tour es una máquina de guerra, que en la práctica funciona sin problemas pero en el papel se estudia en detalle. Alrededor de una treintena de canciones, tomadas principalmente del último álbum y de Millennium , pero con la presencia obligatoria de Backstreet Boys y Backstreet's Back en la segunda parte del show. Grandes pantallas para desaparecer y reaparecer láseres, fuegos artificiales y escenarios que se elevan telescópicamente son lo que hacen del concierto un gran espectáculo. Pero los momentos más memorables son cuando, cada tres o cuatro pistas, todo se apaga y cada Backstreet aparece solo en el escenario, con un micrófono, y parece frente esa gran multitud.

- Click AQUI para ver más fotos.

El primero es Brian, pequeño y puccioso como hace 20 años, favorito del público, que se involucra en una versión a capella de Nobody Else; luego Howie, la mermelada con una sonrisa incansable, que dedica Chateau a la multitud; Nick, el chico bueno que eventualmente es un chico malo, que menciona The Way It Was más o menos en medio de la pasarela; finalmente, AJ y Kevin, juntos, para un espectáculo emocionante con un cambio de ropa (con un striptease contiguo). "Una vez que nos tiraste los sostenes y los calzones al escenario", Kevin, el hombre sabio del grupo a la edad de 48 años, bromea con el público, quien muy sabiamente toma los suyos y los arroja antes de cantar Passionate con su compañero. "Ahora es el momento de devolver el favor".

Sigue las bombas reales que todos esperaban, desde As Long As You Love Me hasta Everybody (Backstreet's Back) hasta el encore, que consiste en Don’t Go Breaking My Heart y Larger Than Life. Esto cierra la reunión más grande, hermosa y surrealista de despedidas de soltera jamás vista en este planeta.


Concierto casi completo, Gracias Lady Doll

Nota: Rolling Stones Italia
Traducción: Weird World Chile

La fiebre 'Backstreet Boys' vuelve a Madrid

El furor que Nick Carter, Brian Littrell, Howie Dorough, Kevin Richardson y AJ McLean levantaron en nuestro país se mantiene intacto. 

Nadie mejor que los 'Backstreet Boys' para defender los himnos adolescentes, por más que pesen la década de los noventa y las cargas familiares; y así lo confirman sus fans, que ya en la treintena han llenado esta noche el concierto de sus ídolos en el WiZink Center de Madrid.

Han pasado veinte años de sus portadas en la revista Superpop, pero esta 'boyband' se mantiene en el podio gracias a su último disco, 'DNA', que presentan en la gira homónima, que recae el próximo viernes en Barcelona, y en la que intercalan sus nuevos números uno con los éxitos que llevan cerrando discotecas casi desde la formación de la banda, en 1993.

El furor que Nick Carter, Brian Littrell, Howie Dorough, Kevin Richardson y AJ McLean levantaron en nuestro país se mantiene intacto, como demostró el grito del público ante el "os quiero, Madrid" de Carter, que incorporó de sus sillas a la grada, abarrotada y que siguió a partir de ahí el concierto en pie durante los más de noventa minutos de duración.

Los miembros de la banda hipnotizaron a los fans con sus repetitivas coreografías, los cambios de vestuario entre el negro y el plata y un espectáculo de luces e imágenes importado íntegramente desde Las Vegas, donde el grupo asentó su 'show' durante casi un año.

- Click AQUI para ver más fotos. 

Subidos en una plataforma que ascendía y bajaba al ritmo de las canciones y con un WiZink Center totalmente doblegado, los 'Backstreet Boys' se lucieron en su interpretación de temas como 'I wanna be with you' y 'Get down', tras las que cedieron el protagonismo a Howie, que entonó 'Chateau' ante las pantallas de los cientos de móviles que se agolpaban en la pista para recoger el momento.

Apenas unos segundos después de que el rostro del estadounidense se fundiese en negro, en las televisiones centrales del escenario aparecía en pantalla el curso de un río, con el que el grupo presentaba su último disco de estudio, 'DNA', que les valió una nominación al Grammy por el sencillo 'Don't go breaking my heart'.

A éste le siguió uno de los grandes momentos de la noche: la interpretación de 'Incomplete'. A sus pies, los fans -en su mayoría mujeres-, coreaban las letras que, en su adolescencia, moldearon su concepción del amor: "Intenté seguir como si nunca te hubiese conocido", vociferaba la multitud, iluminada por el espectácular láser del escenario.


- Click AQUI para ver más videos.

Para esto, los 'Backstreet Boys' optaron por la opción 'Superpop' para rebajar la tensión: como si se tratase de un 'set' para fotografiar la portada de la revista, AJ y Kevin se personaron en el escenario, detrás de dos biombos, y anunciaron su intención de intercambiarse la ropa.

"Solíais tirarnos la ropa interior; ahora adivinad qué va a pasar", bromearon, despojándose de las camisetas que llevaban al son de la música y de los gritos de su público, que acabó recibiendo la ropa interior de los cantantes.

A la escena adolescente le siguió la interpretación de 'Passionate' por los dos estadounidenses, relegada a un segundo plano tras el eco de las primeras notas de 'Quit playing games (with my heart)' contra las vigas de hormigón del WiZink.

La escena rápidamente se convirtió en nostalgia cuando los 'Backstreet Boys' de principios de los noventa, proyectados de pronto en las pantallas, evidenciaban lo poco que tenían que ver con los que se escondían detrás de las mismas.

"El tiempo vuela", reconocían los artistas, mientras se sucedían sobre ellos vídeos de su década gloriosa, "pero vosotros habéis estado aquí más de veinte años".

En homenaje a sus seguidores más leales la banda interpretó 'Everybody (Backstreet's back)', con la que iniciaron una lista de canciones que el público no podía dejar de bailar.

'Get another boyfriend', 'I want it that way' o 'Don't go breaking my heart' quedaron en meros preludios cuando la banda salió al escenario para despedirse de Madrid con 'Larger than life', el tema de 1999 que cerraba el concierto, apoyado en confeti y fuegos; una canción que recuerda a la energía que transmitieron durante la gira que les llevó por España apenas un año antes del final del milenio.

Los Backstreet Boys de 2019 tienen más que ver con los que hace dos décadas recorrieron España con el 'Millennium Tour' que con los que en 2014 tomaron el escenario del Palacio de Vistalegre y eso lo saben -y agradecen- sus fans, que esta noche salieron del WiZink nerviosas, arropadas por una hermandad fundada hace veinte años y entonando en las escaleras, alto y claro, 'I Want it that way'.

Nota: heraldo.es / El Pais
Fotos: EFE